Albergues juveniles, un espacio que se puede disfrutar en familia

Los albergues juveniles, se han convertido en buena forma de hacer turismo sin mucho dinero, es una buena alternativa para pasar las vacaciones en familia

Tradicionalmente se piensa que los albergues juveniles como campamentos y en donde va gente con mochila al hombro, esto no es cierto del todo, no solo los jóvenes pueden disfrutar de esta forma de alojamiento, también adultos, familias y niños.

Un albergue puede contar con servicios, como bibliotecas, lavanderías, cocinas hasta hay algunos que poseen Spa, todo esto depende del albergue al que vayamos a ir.

Existen dos tipos de albergues, los públicos que dependen de la Red Española de Albergues juveniles (REAJ) y los albergues privados, los cuales dependen de empresas o personas naturales.

Los albergues de la REAJ constituyen una forma barata y sencilla de hacer que los más pequeños aprecien la naturaleza y los espacios libres, en el caso de albergues privados debemos muchas veces compartir habitaciones y convivir con otras personas, la ventaja es que la REAJ, atiende a grupos familiares y colectivos de otros sectores.

Albergues juveniles, un espacio que se puede disfrutar en familia

Por normas de los servicios de juventud se da prioridad a la estancia de jóvenes, ante esto es necesario estar al tanto de las normas de reserva, cada comunidad autónoma pone sus propias reglas.

Ante todo, es imprescindible tener el carné de alberguista familiar, se puede sacar el matrimonio y sus hijos, el precio es de 24 euros y tiene vigencia de un año apartar de la emisión.