City Hall: la estación fantasma de Nueva York

La estación fantasma más conocida de Nueva York, la City Hall, se fundó en 1904 y ahora está abandonada. Es un auténtico lugar digno de visitar

Como si se tratase de una película de terrorNueva York esconde entre sus más singulares atractivos una interesante variedad de estaciones fantasma, las mismas que forman parte de la ruta del metro de la ciudad. He aquí un emocionante recorrido por el espeluznante universo de la estación City Hall.

En tu camino por Nueva York, es probable que pases por una de las tantas estaciones fantasma que se pueden apreciar desde el metro de la ciudad. La diversidad de lugares y rutas te permitirán moverte por una asombrosa galería de zonas deshabitadas, oscuras y repletas de silencio.

Hace muchos años las estaciones fantasmas se convirtieron en la vía de transporte rutinario de miles de estadounidenses. El paso de los años ha dejado una huella imborrable por estos conductos de viajes insólitos, siendo testigos de una verdadera atracción llena de emoción y suspenso.

Fundada en 1904, la estación City fue en algún momento el conducto para numerosos coches que se desplazaban por los rieles de la estación City Hall. Considerada como una de las más hermosas vías subterráneas de Nueva York, la estación está compuesta por una estructura a base de hierro y cristales.

En la actualidad, la línea 6 del Metro de la ciudad incluye entre su recorrido el paso por la vieja estación City Hall, que suele atraer a un gran número de turistas interesados en descubrir toda la belleza histórica de esta enorme construcción.

City Hall: la estación fantasma de Nueva York

Aunque su solitaria apariencia puede recrear una imagen tenebrosa o aterradora, los neoyorquinos guardan un profundo respeto por la vieja estación City Hall, que supuso un paso importante en el crecimiento de la ciudad estadounidense.