El Parque Güell, símbolo de Barcelona

En Barcelona el Parque Güell, o Parc Güell como es conocido en la ciudad, es un parque público con jardines y elementos arquitectónicos hechos por Gaudí

Mirando al mar desde su posición de privilegio en la montaña del Carmel, el Parque Güell se mantiene desde hace prácticamente un siglo como una señal de identidad de la capital Catalana, y como símbolo de una Ciudad cosmopolita, moderna y abierta a otras culturas como pocas. Es un lugar obligado para el viajero que visite la Ciudad Condal.

Eusebi Güell, empresario catalán, fue el promotor de este parque, que el maestro Antoni Gaudí se encargó de crear y diseñar. Su construcción se desarrolló entre 1900 y 1914, y posteriormente tuvo lugar su inauguración como parque público, concretamente en 1922. El diseño del parque es expresión directa del arte moderno catalán, y también de la madurez artística de Gaudí, que plasmó en este bello recinto su tendencia naturalista, con formas y diseños inspirados en la propia Naturaleza, que podemos apreciar paseando por el parque.

El parque Güell tiene lugares maravillosos y de una gran intensidad artística, que el turista no debe dejar pasar sin detenerse a observar e interpretar. La entrada principal destaca por su imponente aspecto, y por su escalinata que da acceso a la plaza principal del parque. En la escalinata podemos ver una salamandra que ya se ha convertido en emblema de Barcelona.

El Parque Güell, símbolo de Barcelona

La propia plaza principal y los pabellones son otros lugares especiales, pero no hay que dejar de contemplar la famosa Sala Hipóstila, un patio con más de 80 columnas sobre el que se sostiene la plaza principal. Dentro del parque situó Gaudí una residencia personal, hoy reconvertida en Museo dedicado al autor de este precioso enclave.

La visita al Parque es gratuita, y está abierto desde las 10 hasta las 20 horas en verano, y hasta las 18 horas en invierno. La visita a la casa museo cuesta unos 5,50 €.