Gastronomía en tamaño reducido: de tapas por Madrid

En Madrid, y en España en general, es muy común ir de tapas o de pinchos. Las tapas o pinchos son pequeñas bocados de muy distintas clases. ¡Riquísimos!

La costumbre de ir de tapas es una tradición totalmente exclusiva de España. En pocos lugares del mundo se ve este estilo de comida, pequeños bocados de diferentes tipos, concebidos para acompañar una bebida, y con el propósito de degustarlo en varios locales diferentes, en buena compañía. Y Madrid sin duda, es la ciudad perfecta para disfrutar de la “pequeña cocina” española.

El origen de esta tradición se remonta prácticamente a la Edad Media, cuando era costumbre en las tabernas, al servir un vaso de vino, usar una rebanada de jamón u otro embutido, pan, etc. para evitar que cayesen al vaso polvo o insectos, y así se mantuvo la tradición hasta nuestros días.

En Madrid prácticamente se puede ir de tapas por cualquier zona de la ciudad, pero es más recomendable hacerlo en lugares con especial tradición y experiencia como pueden ser la zona centro o el Barrio de La Latina. En el propio barrio de Sol, están situados La Alhambra, Casa Labra o el Venencia.

Para los que quieran descubrir la cocina madrileña clásica, recomendamos Los Gatos en Huertas, y el Lateral de Plaza de Santa Ana si lo que quieres es algo más innovador.

Gastronomía en tamaño reducido: de tapas por Madrid

Lavapiés, el barrio más cosmopolita de Madrid, también es un buen lugar para el tapeo, con locales de larga tradición como el Económico, o Aloque.

Aunque sin duda lo más típico, y lo que dejará mejor recuerdo será disfrutar del tapeo en La Latina, con grandes tabernas como el Txacoli o La Peonza (en la Cava Baja), que nos harán apreciar esta bonita y apetitosa forma de saciar el apetito.