Gastronomía marroquí

Las gastronomía marroquí es rica y variada. En ella podemos encontrar diversidad de platos que, con gusto, nos servirán en los restaurantes del país

La cocina en Marruecos está llena de un sinnúmero de posibilidades para disfrutar de la más selecta variedad de platos típicos, que se caracteriza por su preparación casera y elaborada exclusivamente por el género femenino.

Marruecos aguarda uno de los placeres más exquisitos que puede hallarse en los diferentes restaurantes disponibles en las ciudades. Los platos típicos suelen ser preparados por mujeres que aplican una serie de costumbres culinarias propias de la región.

Hay muchas curiosidades en torno a la gastronomía marroquí, desde la preparación del pan que escasamente se vende en una panadería, hasta la conservada idea que los hombres no deben ingresar a la cocina.

Las recetas de la comida marroquí forma parte de un legado que ha sido transmitido de generación en generación. Las madres escriben sus secretos culinarios más preciados y lo entregan a sus hijas como parte de un obsequio invaluable. Negar una invitación a comer es interpretado como un gesto de mala educación.

Gastronomía marroquí

Entre los platos más costumbristas tenemos el cuscús, un puñado de sémola de trigo que se muelen ligeramente hasta quedar en su punto perfecto. El complemento de todo alimento está en el uso de verduras como los ajos y las berenjenas.

El consumo de frutas es muy común, especialmente con los cítricos como el limón. Los frutos secos como los melocotones y dátiles también suelen incluirse como un aperitivo. Las carnes más utilizadas son el pollo y el cordero, ingredientes sustanciales para preparar un suculento estofado, al igual que los pescados y mariscos.