Jardines botánicos en Alemania

Alemania es un país donde los jardines botánicos abundan, especialmente ahora que se quiere proteger más si cabe nuestro entorno. Hablamos sobre ellos

La conservación de diversas especies naturales se ha vuelto importante a nivel mundial, en especial, para  los países que realizan una mayor inversión en ciencia y tecnología, como es el caso de Alemania. Esto queda reflejado en el gran número de jardines botánicos con el que cuenta, lo que se ha convertido en una interesante forma de fomentar tanto el turismo como la obtención de un mayor conocimiento de los tipos de plantas existentes.

Comencemos por la capital alemanaBerlín, y su inmenso y antiguo Jardín Botánico. Bajo la gestión de la Universidad Libre de Berlín, este lugar posee el invernadero más grande del mundo, el Grobe Tropenhaus que, junto al museo Botanisches Museum y la Casa de Cactus, son las áreas más visitadas por estudiosos de botánica y público en general.

Para quienes desean pasar un día tranquilo entre plantas y animales, les recomendamos el Zoológico-Jardín Botánico Wilhelm-Stuttgart. Ideal para llevar a los niños, “Wilhelma” brinda una interesante colección de orquídeas, un modelo de jungla del Amazonas con especies traídos de esta zona, tigres de La India, etcétera, lo que le permite ser uno de los jardines botánicos más visitados de Alemania.

Jardines botánicos en Alemania

El sureste alemán alberga al Jardín Botánico de Leipzig, el más antiguo del país, y uno de los más importantes del mundo en cuanto a diversidad de plantas. En sus alrededores podremos apreciar la diversidad de frutos que se producen, gracias a las semillas que sus científicos hacen traer de los cinco continentes. También puedes conocer  La Casa de Las Mariposas, muestra notable de flores de todas partes del mundo.

Otros jardines botánicos destacados en Alemania son: Jardín Botánico de Aquisgrán, de Giessen (nunca ha cambió su lugar de fundación), el Jardín Botánico de Wuppertal, y el de Jardín Botánico de Friburgo-Günterstal.