La ciudad de Kanazawa en Japón

Kanazawa es una de tantas ciudades japonesas que combina a la perfección tradición y modernidad, y las ofrece a los turistas de la mejor manera...

Kanazwa posee, como muchas ciudades niponas, una amplísima riqueza cultural y tradicional, típica en los milenarios asentamientos del país del sol naciente, lo que constituye una herencia histórica digna de conservar y promocionar.

En sus más antiguos orígenes, Kanazawa era un sencillo pueblo ocupado por una secta budista conocida como Ikko, y que tenían su centro neurálgico en el templo de Kanazawa. A partir del siglo XIX, ya tenemos referencias de lo que representa hoy Kanazawa, que es el centro de las actividades sociales y económicas de la región donde está situada la ciudad, Hokuriko.

La población censada en toda el área metropolitana asciende a unos 400.000 habitantes. La ciudad está prácticamente a medio camino entre dos grandes ciudades como son Tokyo y Osaka. Los ríos Saigawa y Asanogawa transitan a lo largo de la ciudad.

Desde Kanazawa podemos contemplar también las montañas de los alpes japoneses, y en sus alrededores podemos visitar dos entornos naturales de extraordinario valor y belleza, como son los parques nacionales de Hakusan y de la península de Nodo.

La ciudad de Kanazawa en Japón

Pero sin duda la joya de la ciudad es sus antiguo castillo, construido en el siglo XVI, y que por varias causas (incendios y terremotos fundamentalmente) no se conserva hoy en su totalidad, aunque mantiene su imponente grandeza.

Llama la atención como curiosidad por tener los suelos de plomo en lugar del tradicional tatami, con el objetivo de poder fundirlo en tiempos de guerra para la fabricación de balas y proyectiles. Se conservan en buen estado varios fosos, torres y puertas de entrada, por lo que, aunque no está íntegro, podemos disfrutar entre sus muros de la más bella arquitectura japonesa en este imponente edificio.