La medina de Túnez

Túnez es un país donde lo exótico es lo corriente; ubicado en el Mediterráneo a través de los años se ha ido modernizando y adaptando a los nuevos tiempos

Cuenta con todos los atractivos ya sean imponentes ciudades, playas, oasis, medinas, grandes monumentos, importantes hoteles y restaurantes además de su rica cultura y costumbres, no por nada es un país con miles de años como parte de su historia.

La medina es el centro de la ciudad de Túnez y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, un lugar lleno de calles angostas y pasadizos que se conectan en toda la medida como si fuera un gran laberinto, pasear por este lugar es toda una aventura ya que hay que estar muy atento a no perderse mientras se observan y por qué no, se compran muchos de los productos que se ofrecen, una gran cantidad de olores ya sea por que se pueden comprar grandes variedades de especias, cueros y comidas, los colores no faltan por la variedad de telas, géneros y prendas de vestir.

La medina de Túnez

En el mercado se llevan a cabo negocios y trueques de mercancías ya que diariamente llegan cientos de comerciantes de todo el país para realizar negocios y vender sus producciones.   

Después de recorrer la medina se puede descansar tomando un rico café o una fría bebida en los afrancesados cafés que bordean el centro de la ciudad.

Inclusive si se camina un poco más se puede encontrar un nostálgico casco antiguo donde se pueden apreciar palacios, mausoleos, casas de venta de antigüedades hasta llegar a la Gran Mezquita y a la Kasbah de Túnez