La sociedad japonesa y sus costumbres

Japón resulta para el turista occidental un choque frontal frente a todo lo que conocemos. Las costumbres y también la sociedad en general, son distintas

Todo es diferente en el país del sol naciente, que no obstante es acogedor y hospitalario como pocos. La sociedad nipona posee características propias que la hacen inconfundible y a la vez muy atrayente.

El fenómeno de grandes migraciones de las áreas rurales a las grandes ciudades tuvo lugar en Japón tras la Segunda Guerra Mundial, un éxodo masivo de habitantes en busca de nuevas perspectivas de futuro. Así cambió drásticamente el estilo de vida japonés.

Con respecto a las viviendas, las casas tradicionales en Japón son de madera, pero fruto de aquella huída a las ciudades, se han quedado sólo en el ámbito de los pueblos, mientras que las grandes ciudades tienen viviendas totalmente similares al estilo occidental, pero con alguna diferencia. En las viviendas japonesas hay que dejar el calzado en la puerta, no se puede andar con los zapatos, además, una de las habitaciones se suele decorar al estilo tradicional, con suelos de tatami.

Con respecto a los hábitos alimenticios, observamos también una clara occidentalización, aunque se sigue cocinando al estilo clásico en muchas casas niponas. El menú tradicional japonés se basa principalmente en carne o pescados, acompañados de arroz blanco, más una ración de verduras y la típica sopa de miso.

La sociedad japonesa y sus costumbres

También es famosa la cocina nipona por especialidades culinarias de prestigio internacional, como el sushi o la tempura. En cualquier caso, ya es posible disfrutar de una gran variedad de menús de todos los países del mundo en las propias urbes japonesas.

Japón, país de contrastes, conserva vivas todas las viejas tradiciones transmitidas de generación en generación, mostrando un especial respeto por las mismas.