Largas colas en el Coliseo romano

El Coliseo romano es uno de los monumentos y/o edificios más visitados del todo el planeta, así pues, no es extraño que se formen largas colas...

El Coliseo romano es uno de los atractivos más emblemáticos  de la capital italiana, que pone ante los ojos del mundo una de las construcciones más impresionantes del planeta. Con un valor histórico sin precedente, la demanda del público extranjero por conocer el interior del enorme coliseo acapara masivamente la asistencia de miles de personas. Esta situación ha provocado que se armen largas colas para el acceso diario. 

Cada día, miles de personas se congregan en grandes grupos a partir de las 8:30 horas del día, cuando el gran Coliseo romano abre sus puertas para el turismo. Estamos hablando de uno de los monumentos y construcciones más importantes de Italia y el mundo, por lo que es imposible evitar las prolongadas colas que se realizan desde muy temprano.

Sin embargo, para reducir la distancia y la espera, existen algunas vías alternativas que nos permitirán acercarnos al acceso principal del Coliseo romano. El primero de ellos es llegando antes de la hora de ingreso, es decir, una media hora antes, de manera tal que puedas ubicarte entre los primeros de una larga fila que parece no tener fin.

Largas colas en el Coliseo romano

Para aquellas personas que no están acostumbradas a madrugar desde las primeras horas del amanecer, también hay una vía alternativa, como la compra de tickets en la entrada al Palatino. Este pase te permitirá ingresar al Coliseo romano y esperar un tiempo razonable antes de tu ingreso.

Independientemente de los métodos de acceso, la visita al Coliseo romano es un verdadero placer que no te puedes perder por nada del mundo. La espera vale la pena.