Naturaleza pura en la Cascada de Oro

Islandia es un país que se caracteriza por sus bellos paisajes naturales y una infinidad de sitios turísticos a los que visitar. Naturaleza en estado puro

Nada se compara con la exuberante vegetación que envuelve a la Cascada de Oro. Prepárate para sumergirte a una aventura espectacular en el corazón de Gulfoss, donde la naturaleza nos muestra su mejor cara.

La Cascada de Oro se encuentra a pocos kilómetros de Geysir donde somos recibidos por el impresionante rio Hvita (o río blanco) que florece en todo su esplendor al sur de Islandia. Y es que valgan verdades, no hay nada mejor que salir de la rutina y olvidar el acelerado ritmo de las ciudades modernas para dar experimentar un viaje al aire libre y dejarse sorprender por toda la belleza natural de la Cascada de Oro.

Entre uno de sus principales atractivos, la Cascada de Oro dispone de la vegetación más rica y abundante que difícilmente podemos encontrar en otro lugar. Eso sí, no se sorprenda por los truenos que son muy comunes en Gullfos y que de vez en cuando suelen resonar violentamente.

Naturaleza pura en la Cascada de Oro

Desde muy temprano, la Cascada de Oro recibe a un considerable número de turistas y exploradores que llegan desde muy lejos para fotografiar las distintas especies de plantas y flora, así como los hermosos paisajes que pueden apreciarse en todo momento. La mayoría de visitantes siempre quieren llevarse la mejor imagen, por lo que acuden al modesto agricultor que orienta el camino hacia la preciosa cascada desde una plataforma de observación donde la imagen que se nos presenta es impactante.