Pasado y presente en los santuarios de Japón

Los santuarios han tenido un papel muy importante en Japón a lo largo de su historia, te hablamos sobre ellos, sus características y sus relatos...

Los templos y santuarios en Japón forman parte de la herencia ancestral y costumbrista de una de las culturas más antiguas en la historia de la humanidad. Caminar por el interior de sus templos significa ser testigo de un legado arquitectónico sin precedente, donde el pasado se hace presente y la esencia de sus recuerdos se mantiene vigente en la memoria de todos los japoneses. Hagamos un breve recorrido por los principales templos y santuarios de Japón:

  • Templo Kinkakuji: con una discreta pero elegante construcción arquitectónica, estamos ante uno de los templos más populares y concurridos del Japón. La majestuosidad de su obra nos muestra uno de los centros religiosos indígenas con mayor relevancia de la antigua cultura.
  • El Gran Buda de Kamakura: este impresionante santuario nos ofrece la posibilidad de presenciar la estatua en honor al Gran Buda, que representa en el mundo entero y en la capital antigua de Japón, uno de los personajes religiosos más importantes en la historia.
  • Templo Ryoanji: se trata de uno de los sitios naturales con mayor acogida en Japón. ‘El Ryoanji’ es conocido por su jardín paisajístico seco que ha sido posible gracias a la perfecta disposición de la arena blanca y rocas, brindando una representación magnífica del sentido natural de la vida y las plantas.

Pasado y presente en los santuarios de Japón

  • El Jardín del Este: la herencia de la tradición japonesa nos muestra uno de los complejos más antiguos de la historia. Ubicado en el interior del Palacio Imperial, sean bienvenidos a un lugar donde encontraremos una gran variedad de especies de planta y vegetación.