Una excursión a la montaña en familia

Ir de excursión a la montaña con los niños es una buena forma de hacer ejercicio en familia y a la vez, una forma de entrar en contacto con la naturaleza

Uno de los puntos de más importancia, antes de salir de excursión, es la planificación, para ello la elaboración de un chek list es de suma utilidad, de esta manera iremos dando check a los ítems que ya se encuentren preparadas, para no olvidar los elementos básicos de nuestra aventura: botas, cantimplora, gorra, ropa de abrigo, protección solar, comida, etc.

En la mochila, en especial cuando vamos acompañados de niños no debe faltar nunca, botiquín, agua, silbato y una linterna, siempre es bueno estar prevenidos, nunca se sabe que es lo que pueda suceder. Es necesario que solo coloquemos lo que hace falta, tratando de ir lo más liviano posible, ya que si la mochila llegara a pesar mucho, el trayecto se tornaría muy tedioso.

Un punto importante a tomar en cuenta antes de salir, es verificar el estado del clima, recordando que en la montaña este es muy cambiante. Además debemos respetar los caminos, nunca debemos tomar atajos, ponemos en peligro nuestra integridad y la de nuestra familia y amigos.

Una excursión a la montaña en familia

La mayoría de los niños pequeños pueden hacer un recorrido de al menos dos millas, pero si es la primera vez que van de excursión, hay que escoger una ruta sencilla y corta, no les exijamos demasiado, podemos hacerles daño.