Viajar con perro en coche

Si nos desplazamos de viaje en coche y nos llevamos con nosotros nuestro perro, es importante que conozcamos algunos detalles sobre normativa y seguridad

Muchas son las personas que deciden pasar sus vacaciones junto con sus mascotas. En general, este tipo de desplazamientos con animales se realiza en el coche particular de los viajeros, pero no se debe tomar a la ligera, antes de emprender el viaje debe conocerse perfectamente la normativa y las medidas de seguridad que deben tomarse para que no sucedan percances.

Actualmente, la normativa no específica de manera clara cómo deben transportarse los animales que viajen con nosotros, aunque sí se apunta en el Reglamento General de Circulación que el conductor debe tener plena libertad de movimientos en el coche, campo de visión óptimo y atención permanente en la conducción, por tanto, no podremos llevar a nuestro perro de cualquier manera.

Esto implica ciertas cosas: en primer lugar, que el perro no debe ir suelto. Lo mejor es que el perro vaya sujeto de algún modo. Podremos optar por los cinturones de seguridad para mascotas o una correa corta, que mantenga a nuestro perro en los asientos traseros sin que pueda molestarnos.

Viajar con perro en coche

En segundo lugar, muchos conductores optan por la reja o red de seguridad tras los asientos delanteros. Esto garantiza que aunque el perro vaya más o menos suelto atrás, no pueda pasar a la zona de conducción y, por tanto, no pueda molestarnos y apartarnos de lo importante, la conducción.

En cualquier caso, debe aplicarse el sentido común. Si el perro va sujeto, sin perjuicio para él ni para nosotros, siempre será mejor.